Los números de 2015

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 620 veces en 2015. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 10 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Concierto en Zámbiza.

 

 


Concierto en Zámbiza.

“Mapa de mis humillaciones y fracasos.”

No encuentro palabras para expresar este motivo musical, sin embargo he comprendido que una de las mayores ventajas que tiene un arte abstracto, es esa generosa invitación a sumergirnos en recreaciones subjetivas, tan ilimitadas como íntimas, motivos que van más allá de los pensamientos y las emociones porque la música también podría ser un fenómeno que evoca el terreno de lo inaudito, lo inefable y que, entre otros casos, estremece sin mayor esfuerzo algún circuito neuronal acaso hasta hacerlo que dance, cosa que jamás sería posible con lenguajes objetivos y tangibles de otras artes. Por esta razón, considero que el subtitulo que le he dado viene a significar mi modo personal con el que he celebrado esta gratificante batalla que he librado con la inspiración, o una alusión a la alquimia.

Un documental sobre ‘El acercamiento a la música’ ha dicho lo siguiente, y lo he confirmado: “…La incomparable emoción estética que la música provoca nace cuando creemos percibir en ella el espejismo de un significado que no accede a manifestarse, la cercanía de una palabra que pareciera a punto de hablarnos pero que jamás descubre su secreto; la sombra de una realidad trascendente que se hurta sin límite a nuestra esperanza. La belleza de la música se basa en su imposibilidad de ser comprendida. Jorge Luis Borges describió a la belleza como: >La espera de una revelación que no llega a producirse.< …”


image
.
Archivo de diario Metro. Fotografía de Camilo Cevallos Parra en la zona San Martín de Porres de Quito. En una de las viviendas destruidas por el movimiento telúrico vivía un hombre en compañía de su perro. Después del terremoto la mascota se recostó sobre los escombros esperando a su amo desaparecido. Hasta el momento de la demolición le ofrecían comida para alejarlo del peligro pero fue en vano, el animal no quería abandonar a su amo en el lugar que un día fue su hogar.

Mario Poma Monge.

Variaciones sobre “Duo Seraphim” de Monteverdi.

En lo personal considero que este motete comprende una de las arquitecturas musicales más profundas y memorables de la música religiosa. Fue publicado en Venecia el año 1610 y habrá quienes coincidan que éste es uno de los trabajos religiosos … Sigue leyendo

Lectura de “La Biblioteca de Babel” de Jorge Luis Borges.

Escucha aquí la lectura de La Biblioteca de Babel de Jorge Luis Borges. Collage Sonoro. Este collage sonoro fue producido con las siguientes fuentes: Voz: Audiolibro / podcast / Arturo Rodriguez. Música: Keith Jarrett / Spheres. (álbum) Montaje: Mario Poma Monge. Spreaker … Sigue leyendo

Pensando en voz alta.

'Pródigo.' Mario Poma Monge. Grafito sobre papel. 100cmX60cm. (Modelos imaginarios.)

‘Pródigo.’ / Mario Poma Monge.
Grafito sobre papel.
100cmX60cm.
(Modelos imaginarios.)

Pensando en voz alta.

 

En mi frustración de antropólogo desahuciado preciso a Dios tratando de entenderlo (o entenderme) más allá de cómo lo crean los hombres (a su imagen y semejanza.)
Yo me miro en uno de los cuadros de Van Gogh atreviéndome a coincidir con él, o en asentir con él que es una vergüenza que a un artista (a título personal) sea visto semejante a Dios.


Ahora les diré cuándo esto sí es una verdad.


Como ese dios del que hablan los hombres yo Soy una vergüenza escurriéndose del dolor como si estuviera crucificado, sangrando en calzoncillos y haciéndoles reír a muchos cuando les hago creer que soy un artista, cuando ni si quiera soy artífice, ni si quiera prestidigitador soy, más bien soy un avaro y ladrón que calla las injusticias, un payaso del circo así como podrían ser los maestros de otras sectas, responsable de la Puta de Babilonia. (Que fueron los mismos que le llevaron a la cruz así como yo algún día lo llevé.) No soy nadie. Nadie para presentarme y nadie para decir quién soy. Pero gritar ¡Atrápenme! sería presumir como algunos de aquellos que oran en voz alta.


…Aún así las estrellas del cielo que como flechas de fuego deberían aplastarme, caen sobre mi como una suave llovizna y (por designios insondables más dolorosas,) gritándome:
¿Quiénes son los que te condenan? …Si uno a uno se han marchado soltando la piedra.
Quizá algún teólogo loco halle un sólo ápice a sazón de ese Artista desconocido.


‘Algunas personas hablan de encontrar a Dios. Como si Él pudiera perderse…’ (Dicho popular.)
…El Yo soy, Yo estoy; me encuentra a mi porque yo soy el perdido, me encuentra riéndome con todos bajo el sol y todos los que se mojan o escampan de la lluvia, me encuentra solo, feliz o triste. Llorando como sin Él me encuentra, en el silencio más desolador como si Él mismo fuera el que huyese de mi, lo admito sin poder confesar que me encuentra, sin rezo ni plegaria, como un cobarde en ese laberinto, ‘maldición’ le llaman los que hacen de la fe una prosperidad a los cuales les repito que con nada puedo comprar Su favor, Yo vivo por su gracia aunque no consigue hacerme entender esa paradoja..

Aún así pienso que lo más semejante a Dios no es esa figura de carpintero sino más bien todo aquello que hemos tenido pereza en descubrir los hombres; Mi artesano, mi alfarero, mi herrero, mi escultor, mi tallador, mi albañil  o sea El Tekton.
Y yo, una de las ruinas que El Maestro eligió para construir.

 

Mario Poma Monge.

 

.

Palabra.

Este es uno de mis paseos por el centro de Quito, la capital del Ecuador.

 

“Quito.”

Será fantástico caminar por ciudades aledañas
donde cada rostro es ajeno a cada segundo,
donde una virgen persista descifrar el fin del mundo,
cuanto más lejos del ruido te vayas,
acaso al ulterior de una perdida mirada.

Será que el abismo de sus lomas son terrazas cubistas
que derramaron carbones terracotas en algunos tejados,
granizos que un día fueron brazas y ahora cenizas,
nostalgias de un pasado y secretos subterráneos.

Desde sus alturas se precipita el laberinto
como una murmuración poblada de melancolías
o entre fachadas y zaguanes la ausencia que pinto,
quizás por ser esta ciudad y la otra ajena a cualquiera…

…Ese rostro que en secreto reconocimos
y que en complicidad dejamos pasar.

Pero ajena también es mi calle,
recorriendo la misma extensión de tu soledad
que vino y se fue a gritarme extasiada:
Quito es hermoso por tu sombra y la mía
empapadas sobre esta acera mojada.