Palabra.

Este es uno de mis paseos por el centro de Quito, la capital del Ecuador.

 

“Quito.”

Será fantástico caminar por ciudades aledañas
donde cada rostro es ajeno a cada segundo,
donde una virgen persista descifrar el fin del mundo,
cuanto más lejos del ruido te vayas,
acaso al ulterior de una perdida mirada.

Será que el abismo de sus lomas son terrazas cubistas
que derramaron carbones terracotas en algunos tejados,
granizos que un día fueron brazas y ahora cenizas,
nostalgias de un pasado y secretos subterráneos.

Desde sus alturas se precipita el laberinto
como una murmuración poblada de melancolías
o entre fachadas y zaguanes la ausencia que pinto,
quizás por ser esta ciudad y la otra ajena a cualquiera…

…Ese rostro que en secreto reconocimos
y que en complicidad dejamos pasar.

Pero ajena también es mi calle,
recorriendo la misma extensión de tu soledad
que vino y se fue a gritarme extasiada:
Quito es hermoso por tu sombra y la mía
empapadas sobre esta acera mojada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s